Programas europeos de desarrollo rural en el contexto de la cooperación inter-regional y transfronteriza. Los programas europeos INTERREG

Antonio Colom Gorgues
Enrique Sáez Olivito
Pere Sabaté Prats
Conxita Villar Mir


INTRODUCCIÓN, DESARROLLO RURAL INTEGRAL PARA UN DESARROLLO SOCIOECONÓMICO SOSTENIBLE Y PERDURABLE

Frente a todas las problemáticas del mundo rural y de su desarrollo, se erigen en la actualidad nuevas formas de actuación, de incentivación empresarial, de desarrollo de las potencialidades locales. En el pasado todos los esfuerzos en favor del desarrollo rural eran bajo la forma de subvenciones sectoriales y ayudas a la implantación de actividades industriales. Hoy día, la estrategia global parece que ha cambiado profundamente y se propone el nuevo concepto de Desarrollo Rural Integral (DRI).

El Sistema Agroalimentario y la intervinculación sectorial, la cadena de valorización, los fenómenos de dinámica estructural en las empresas, las nuevas posibilidades implementadoras de otras actividades en el mundo rural que complementen las rentas del sector agrario dentro del contexto de la pluriactividad, denotan estos cambios. La nueva cultura empresarial bajo enfoque estratégico permite estructurar mejor las actividades productivas y asegurar su sostenibilidad y perdurabilidad bajo un buen nivel de resultado socioeconómico. El conjunto de elementos clave comprende el estudio del entorno, el estudio de las potencialidades locales, la prospección y catálogo de nuevos productos y externalidades posibles que puedan integrarse (turismo rural y agroturismo, actividades diversas de aire libre, etc.), el cambio de mentalidad, la adopción de innovaciones tecnológicas, organizacionales y comerciales, la cultura de acción de grupo en la producción o en el comercio, la valorización, la formación y la vulgarización, etc.

Puesto que en muchas ocasiones el potencial posible de desarrollo está muy limitado, se motiva mucho más la búsqueda de soluciones eficientes que planteen este desarrollo sostenible y perdurable. Dichas soluciones deben diseñarse en base al enfoque estratégico aludido, seleccionando un mix de actuaciones de entre las políticas siguientes:

• políticas agrarias;

• formación de formadores y de dirigentes;

• refuerzo de las capacidades locales;

• asistencia técnica, vulgarización;

• incitaciones en favor de las iniciativas del sector privado, previo catálogo de posibilidades;

• políticas medioambientales;

• subvenciones e inversiones directas;

• mejoras en la coordinación gubernamental, intranacional y supranacional;

• transferencias y programas especiales en favor del empleo;

• esfuerzos para el desarrollo a nivel local;

• programas especiales de sanidad, educación, formación;

• mejora de infraestructura, etc.

Un punto importante a destacar es el tratar de poner en máximo valor al factor humano, y esta cuestión sólo puede lograrse en base a poderosos programas formativos, de concienciación, de vulgarización-divulgación y con la participación activa de la Universidad, de las colectividades locales y de las Administraciones Públicas. No obstante, es imprescindible el espíritu empresarial, el ánimo emprendedor, la creatividad nacida en el propio entorno rural y la cultura de la innovación, para poder hacer realidad diversos proyectos basados en los recursos endógenos y tratando de hacer efectivo el máximo de recursos exógenos que puedan canalizarse para el lugar, siempre, reiteramos, con el criterio del enfoque estratégico y buscando la rentabilidad empresarial.

 

COOPERACIÓN INTERREGIONAL TRANSFRONTERIZA. LOS PROGRAMAS INTERREG I Y II

La Cooperación Interregional y Transfronteriza se ha erigido como una herramienta precisa y de esperada efectividad en el mundo del desarrollo y la dinamización socioeconómica de los espacios rurales. Con esta nueva estrategia se trata de conquistar las actividades agrarias; potenciar el buen uso y utilidad de los recursos nacidos del Patrimonio Natural y asimismo del Patrimonio Histórico, Arquitectónico y Cultural; luchar contra los handicaps estructurales y físicos (dinámica poblacional, comunicaciones, insuficiencia de transfers tecnológicos, etc.); controlar los impactos ambientales de las actividades o de la falta de actividad y la preservación y mejora del medio ambiente; diversificar, desarrollar y valorizar las actividades socioeconómicas dentro de un marco de colaboración y cooperación transfronteriza, etc.

El primer intento lo constituyó el programa INTERREG I. Este programa operacional Franco Español fue aprobado por la Comisión de la UE el 14 de Julio de 1992. El 29 de Septiembre de 1992 tuvo lugar una reunión en Toulousse (Francia) en la cual se aprobó el reglamento interno del programa, así como los criterios de selección de proyectos. El Comité creado se reunió posteriormente en Madrid el 3 de Diciembre de 1992 para cerrar la programación propuesta por los dos países promotores. En una primera fase, la evaluación de la marcha del programa no fue muy positiva y las autoridades de los dos países valoraron las dificultades y el impacto inicial negativo del programa por la falta de alianzas sólidas, comunicación sostenida, cooperación efectiva, etc. En el análisis de esta primera fase se plantearon una serie de factores que explicaban dichas dificultades y efectos negativos:

– la diferente historia política y administrativa,

– el mal conocimiento mútuo de las instituciones y las organizaciones administrativas de los parteners transfronterizos,

– dificultades en la identificación del mejor o más idóneo interlocutor,

– los problemas de orden jurídico en el contexto de las operaciones co-financiadas,

– la heterogeneidad de las empresas o equipos de los trabajos a realizar en los programas,

– las insuficientes comunicaciones físicas transfronterizas en algunos lugares, etc.

Todo ello representaba un conjunto de restricciones y frenos al buen desarrollo de acciones conjuntas. Se debían proponer nuevas formas de relación y actuación para tratar de disminuir o eliminar tales efectos negativos.

No obstante, hay que hablar también de la vertiente positiva del INTERREG I, que se está traduciendo en la actualidad en acciones mejoradas o ampliadas que están favoreciendo la comunicación (guías turísticas de los Pirineos, estrategias conjuntas franco-españolas de potenciación turística, cartografía, campañas de comunicación-impulsión del turismo de montaña, mejora de la comunicación vial en algunas zonas, etc.), están mejorando la acogida del personal turista estacional, montañeros (rehabilitación de refugios, adecuación de lugares turísticos, rutas hoteleras en los Pirineos, rutas transfronterizas, etc.), están mejorando la valorización de productos agrarios y alimentarios artesanales (producciones de pequeños frutos y transformados, carne ecológica de vacuno, queso artesanal de leche de oveja, etc.), y están valorizando y protegiendo el medio ambiente (puesta en valor de la trucha autóctona y otras especies piscícolas, coloquio internacional sobre el Patrimonio Natural de los Pirineos, definición de los biotipos favorables en diversas zonas, potenciación y mejora de Parques Naturales, etc.).

El programa INTERREG II viene a ser la continuación mejorada del anterior programa, siguiendo en el concepto de Cooperación Interregional y Transfronteriza dentro del contexto global de integración socioeconómica y la participación de las configuraciones territoriales. La aplicación del programa INTERREG II se efectuará en zonas de 5 departamentos franceses: Pyrénées Atlantiques, Hautes Pyrénées, Haute Garonne, Ariège y Pyrénées Orientales; y en 5 provincias españolas: Guipúzcoa, Navarra, Huesca, Lleida y Girona.

Como ocurre en el contexto de los programas de cooperación transfronteriza, las ayudas pueden ser destinadas a financiar medidas y ejecuciones de proyectos en zonas NUTS III. En casos particulares pueden adherirse, siguiendo la misma condición territorial otras zonas no citadas pero adyacentes que supongan un alto nivel de cooperación transfronteriza y que no movilicen, por regla general, más de un 20% del presupuesto total del programa. Incluso se prevén posibles inclusiones de zonas de países terceros. Están invitados a intervenir todos aquellos grupos e instituciones privadas o públicas de las zonas geográficas elegibles, que afirmen favorecer la vocación de cooperación transfronteriza (Consejos Regionales y Generales de Departamentos franceses, Gobiernos Autonómicos y Diputaciones Provinciales españolas, Cámaras de Comercio e Industria, Asociaciones Pirenaicas y Transpirenaicas, Asociaciones de Intercambios Franco-Españoles, Federaciones y Confederaciones Turísticas, Comités interregionales para el Desarrollo y Ordenación Territorial de los Pirineos, etc.).

Los objetivos a lograr con la consecución del programa INTERREG II son:

1) Ayudar a las zonas fronterizas a superar problemas específicos en materia de desarrollo, eliminando su aislamiento relativo respecto las Economías Nacionales y de la UE en su conjunto, dentro del interés de favorecer a las poblaciones locales y de una manera compatible con la protección medio-ambiental.

2) Favorecer la adaptación de las zonas fronterizas a su nuevo rol de ser zonas fronterizas pero con un Mercado Único integrado.

3) Responder a nuevas posibilidades de cooperación con países terceros en las zonas transfronterizas exteriores de la UE.

Para el logro de los objetivos se plantean tres tipos de acciones:

a) La programación y puesta en ejecución conjunta de programas transfronterizos, aludiendo a la colaboración íntima y continua.

b) La introducción de medidas que mejoren los flujos de información de una y otra parte de la frontera y entre las regiones, entre las instituciones públicas, organizaciones privadas, organismos diversos en el interior de zonas concretas…

c) La puesta en marcha de estructuras institucionales y administrativas comunes para el sostenimiento, la dinamización y la impulsión de la cooperación.

El día 14 de Febrero de 1996 pasado, tuvo lugar una reunión en Tarbes (Francia) para avanzar en la puesta en común reglamentaria del citado proyecto. Del contenido concreto de la reunión y del detalle de los acuerdos adoptados aún no somos conocedores.

 

EL PROYECTO INTERREG I ALTA RIBAGORZA-ALTO ÉSERA (ESPAÑA) - ALTO GARONA (FRANCIA)

Un equipo mixto de la Universidad de Zaragoza coordinado por el Dr. Sáez Olivito, con la participación del Dr. Colom Gorgues de la Universidad de Lleida abordó en el período 1992-94 un proyecto INTERREG promocionado por la Diputación Provincial de Huesca y el Conseil General du Haute Garonne. Se plantearon temas de producción artesanal de derivados lác- teos y su comercialización, otros productos agrarios podían desarrollarse. Las comarcas objeto de la investigación eran "entornos desfavorecidos de montaña", donde las características especiales del medio ambiental se correlacionaban con el bajo nivel de infraestructuras, el nivel de despoblación y su dinámica acelerada, el bajo nivel de renta del sector agrario en el lugar, etc. El equipo de investigación pudo constatar sobre el terreno tales hechos y características durante el desarrollo de este Proyecto, y se trató de diseñar un modelo de promoción y desarrollo socioeconómico de tales comarcas pirenaicas.

En dicho Proyecto INTERREG, se comprobaron, por ejemplo, las diferencias de desarrollo rural entre Francia y España respecto la zona pirenaica estudiada: Alto Ésera-Valle de Benasque y Alta Ribagorza por parte española y zona del Alto Garona por parte francesa. El mayor grado de conciencia colectiva de la intervinculación sectorial dentro del Sistema Agroalimentario (SAA) y la valoración o la necesidad de integrar valores añadidos para aumentar el nivel de renta generada por la explotación familiar agraria de la parte francesa, se relacionaba con una mayor densidad de población, un mayor conocimiento de la situación e impacto de la PAC reformada, un mayor grado de organización, cohesión y coherencia en las actuaciones de las Administraciones en lo que respecta a la divulgación o vulgarización, así como a la transferencia de tecnología, el nivel de infraestructuras viales y comerciales, la animación y dinamización rural, la financiación, ayudas, etc.

Se realizaron una serie de viajes de visita a explotaciones tipo familiar en la parte francesa, donde se comprobó un alto nivel tecnológico, y una afluencia de gente joven que han vuelto a la zona rural, o bien son autóctonos, pero se han formado según planes de formación profesional reglada, o bien con formación ocupacional promovida por las cámaras agrarias u organizaciones profesionales. Se visitaron explotaciones en la zona de Bañeres de Luchón, en la zona de Saint Gaudens y zonas intermedias del Alto Garona.

Citamos el ejemplo de una explotación ovina mixta leche-carne gestionada por una familia muy joven. Tenían programado un sistema de pastoreo modular y rotativo con cerramiento eléctrico, un sistema de ordeño en batería con tolvas de distribución del concentrado para las ovejas en función de la productividad, una red de conducción de la leche a un recipiente central, una unidad de conservación frigorífica de la leche, una unidad de producción de queso, una cámara frigorífica para la conservación del queso fabricado, etc. La existencia de la suficiente densidad de población (consumidores), la existencia de grandes superficies: supermercados, hipermercados…, en la zona, es decir una suficiente red comercial de distribución a la que se accedía por trato directo, se implementaba con un incipiente pero efectivo modelo de comunicación-impulsión materializado en una serie de fotocopias en blanco y negro y papel color donde se expresaba la ubicación de la explotación para venta in situ y las ventajas globales del producto. También contaban con un sistema de reparto con una furgoneta propia de la explotación.

En la parte española, aunque existían varias familias que producían un exquisito queso artesanal, de gran calidad y aceptación, predominaba el pesimismo y la baja moral frente el futuro, las instalaciones no eran del nivel tecnológico de las francesas, no había un diseño y puesta en práctica de un modelo de comunicación-impulsión de marketing sino la venta directa a los únicos clientes que por referencias nacidas del lugar se habían enterado de dicha oferta. Se analizaron muchos factores diferenciales y entre ellos había que destacar la alta edad de los agricultores-ganaderos, el bajo nivel de moral y ánimo empresarial, la baja cualificación en temas de gestión de empresas, el bajo nivel de población o consumidores potenciales, la estructura y el nivel tecnológico productivo, la estructuración comercial y la ausencia de planes de marketing. Se vio la necesidad de la formación y divulgación en conocimientos generales sobre la PAC, y específicos y destrezas en el campo tecnológico y organizacional empresarial, así como la necesidad de modificar la actitud y mentalización.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

ANSOFF, H. I., HAYES, R. L., El planteamiento estratégico, Ed. Trillas, México, 1983.

BOTE GÓMEZ, V., El turismo rural en España, Tecno-hotel, n.º 238, sept. 1984.

BUENO CAMPOS, E., Dirección Estratégica de la Empresa. Metodología, técnicas y casos, Ed. Pirámide, pág. 476, Madrid, 1993.

COLOM GORGUES, A., Estrategia de promoción, coordinación y apoyo dinámico de la innovación y el proceso tecnológico empresarial. Un modelo aplicable al Sistema Agroalimentario: El Agricenter-Pol Agroalimentario, ETSEAL-UdL., pág, 28, Lleida, 1993.

COLOM GORGUES, A., SÁEZ OLIVITO, E., Desarrollo sostenible y perdurable en entornos desfavorecidos. Enfoque estratégico, mix de externalidades, pluriactividad y el papel de la formación y la divulgación, Curso Internacional de Desarrollo Rural y Vulgarización, pag. 20, CIHEAM-Montpellier-DARP, Reus, 1995.

DIPUTACIÓN GENERAL DE ARAGÓN, DEP. INDUSTRIA, COMERCIO Y TURISMO, Informe sobre el Plan de Turismo Rural en el Maestrazgo-Gúdar-Javalambre y en Ribagorza-Sobrarbe. Propuesta de modificaciones, DGA, Zaragoza, 1989.

DIPUTACIÓN PROVINCIAL DE HUESCA, DEPARTAMENTO DE RECURSOS Y DESARROLLO, Plan de Promoción y Desarrollo Turístico de la DPH y de las Mancomunidades de Sobrarbe, Ribagorza Oriental y Alto Ésera, Huesca, 1990.

HUILLET, C., "La place du developpement rural dans les politiques regionales de l’OCDE", Curso Internacional de Vulgarización agrícola y animación del Desarrollo Rural, Túnez, 28 nov. a 18 dic. de 1994.

JORDAN A. G., "Reflexiones sobre transferencias de tecnología y desarrollo de la competitividad empresarial", Art. de la Revista Quaderns de Tecnologia, n.º 5, Ed. Institut Català de Tecnología, Barcelona, 1992.

MALASSIS, L., GHERSI, G. y otros, Initiation a l’Économie Agro-Alimentaire, Ed. Hatier, 1192.

MENGUZZATO, M., RENAU, J. J., La dirección estratégica de la empresa. Un enfoque innovador del management, Ed. Ariel Economía, 441 pág., Barcelona, 1992.

PREFECTURE, R., MIDI PYRÉNNES, Programme opérationel Franco-Espagnol INTER-REG II.

PYROLE 1994-1999, Region Midi Pyrénnes (France), 1994.

PORTER, M., Ventaja Competitiva, Ed. CECSA, México, 1988.

 


Página Anterior