arrowINICIO arrow TEMAS DE INTERES arrow APICULTURA arrow MANEJO APÍCOLA. PABLO MONTESINOS ARRÁIZ Tuesday, 21 November 2017  


 
MENU
 INICIO
 BIBLIOTECA
 CEDERUL
 CEDERUL-ARGENTINA
 CEDERUL-CHILE
 CEDERUL-ECUADOR
 PUBLICACIONES
 TEMAS DE INTERES
 AECOOP-ARAGÓN
 SICODER
 OTROS ENLACES
 LISTA CEDERUL
 CONTACTO

ACCESO USUARIOS
Usuario

Contraseña

Recordar contraseña
Olvidó su contraseña?
No posee usted una cuenta? Crear una

MANEJO APÍCOLA. PABLO MONTESINOS ARRÁIZ   PDF  Imprimir  E-mail 

El manejo apícola comprende el conjunto de métodos y técnicas vinculados con la cría de abejas mellíferas, y tiene como finalidad alcanzar los máximos rendimientos de producción.

 

El manejo apícola se fundamenta en la Evolución del Nido de Cría. Esto se refiere a la cantidad, concentración, distribución y ubicación de los huevos, la cría abierta y la cría operculada; también comprende las reservas de miel y polen en las colmenas.

 

De allí, la necesidad de revisar e inspeccionar periódicamente las colmenas para obtener un diagnóstico de la condición particular de cada colonia.  Para ello se describen y evalúan, utilizando criterios sistemáticos y metodológicos, todos los parámetros que se derivan de la evolución del nido de cría.   Esto permite tener un juicio individual de cada colonia, y así determinar el método o técnica mas ajustado al requerimiento de cada una de ellas.

 

Consideraciones a tener en cuenta en el Manejo Apícola

 

1)       Dentro de la evolución del nido de cría se consideran los Patrones del Nido de Cría; los cuales se refieren a la presencia y/o ausencia de los elementos que constituyen el nido de cría; es decir la postura, la cría abierta y la cría operculada.

Durante la primavera, el verano, el otoño, y parte del invierno las colonias tienen en el nido de cría el patrón X,X,X, el cual indica la presencia de la postura, (H), de la cría abierta, (CA), y de la cría operculada, (CO).  No obstante una vez que la reina muere por cualquier circunstancia, se observan en el nido de cría cambios secuénciales en los patrones de la (H), la (CA), y la (CO), debido a la ausencia de la reina que llamamos “vieja”, (RV), por que es la que tenía la colonia, y seguidamente cambios en esos mismos patrones, como resultado de la presencia de una reina que llamamos “nueva”, (RN), que ha sido criada por la colonia.

 

Patrón Normal esperado en el Nido de Cría

                                                X, X, X

 

Cambios Secuénciales en el Nido de Cría a partir del momento en que la (RV) muere (colonia huérfana)

0, X, X

0, 0, X

0, 0, 0

 

 

 El primer patrón representado por 0, X, X; indica ausencia de la postura, (H), debido a que la reina ha muerto; los huevos han pasado por el período de incubación y se han transformado en larvas (CA), y las larvas que han completado el desarrollo, han sido selladas u operculadas pasando a formar parte de la cría operculada, (CO).

 

El segundo patrón representado por 0, 0, X; indica ausencia de la (H) y de la (CA), ya que no hay huevos y todas las larvas han sido operculadas transformándose en (CO).

 

El tercer patrón representado por 0, 0, 0; indica finalmente la ausencia de la (CO), debido a que todas las pupas se han transformado en abejas adultas; las cuales posteriormente han emergido de sus celdas.  Este último patrón se presenta cuando la colonia no ha tenido éxito en criar una nueva reina.

 

Cambios Secuénciales en el Nido de Cría a partir del momento en que la (RN) inicia la postura

 

X, 0, 0

X, X, 0

X, X, X

 

Cuando la reina vieja (RV) muere, la colonia; en condiciones normales, es decir que tenga (CA), (CO), abejas jóvenes y reservas suficientes de miel y polen, comienza a criar una nueva reina.  Este proceso tiene una duración de 16 días en las abejas europeas (AE).  Transcurridos 8 días después del nacimiento, la reina, alcanzada la madurez sexual y apareada inicia la postura

 

A partir de este perìodo se observa el patrón  X, 0, 0; el cual indica presencia de la (H), ausencia de la (CA), y ausencia de la (CO).  Después de 3 días (período de incubación de los huevos), se ve el patrón X, X, 0; el cual señala presencia de la (H), de la (CA), y ausencia de la (CO).  Finalmente, 8 días después que la (RN) ha iniciado la postura se observa el patrón X,X,X; el cual indica presencia de la (H), de la (CA) y de la (CO), volviéndose a observar en el nido de cría el patrón que existía en la colonia con la (RV).

 

Si a una colonia huérfana como la referida anteriormente, se le introduce una reina fecundada; siempre y cuando no hallan transcurrido 21 días en el caso de las abejas europeas (AE); la secuencia de los patrones antes mencionados se alterará, y veremos la presencia de un nuevo patrón representado por X, 0, X; el cual indica la presencia de la (H) y de la (CO), pero no de la (CA).  La postura (H) procede de la reina nueva introducida y la cría operculada (CO) de la reina vieja (RV).

 

Este mismo patrón X, 0, X; se podrá presentar también en aquellos casos en los cuales la reina, por cualquier circunstancia (alteraciones orgánicas de ella, falta de suficientes nodrizas o escasez de reservas alimenticias), deja de poner huevos por 8 días, y la inspección de la colmena se realiza justo cuando la reina está reiniciando la postura y ya toda la (CA) ha sido operculada (CO).

 

2)   La pérdida de la reina es uno de los más graves acontecimientos que pueden ocurrir en una colonia.  En el mejor de los casos; la orfandad de la colonia resulta en un prologado período sin levantamiento de cría, por lo tanto ausencia de las generaciones de relevo para reemplazar a las abejas que han ido muriendo.  La población disminuye al igual que el acopio de néctar y polen; y la colonia se hace más susceptible al pillaje y al ataque de depredadores.  En el peor de los casos; si las abejas no tienen éxito en criar una nueva reina o el apicultor no introduce una nueva reina en la colonia o falla en el intento, la colonia muere.  No obstante, el comportamiento de las obreras va a diferir considerablemente, dependiendo de si la reina muere cuando existe o no suficiente (CA) y (CO), ya que la presencia de cría a  través de la secreción de feromonas estimula en las obreras el proceso de cría natural de reinas y provee por otro lado de suficientes larvas jóvenes a ser escogidas por las obreras para construir las celdas reales y reponer la reina muerta.

 

3)  Cuando las obreras no tienen éxito en criar una nueva reina y hay poca o ninguna cría, pueden aparecer las Obreras Ponedoras; ello ocurre entre 23 y 30 días después de la muerte de la reina en el caso de las razas europeas.  La reina y las crías producen feromonas que inhiben el desarrollo de los ovarios de las obreras.  De tal manera que la ausencia de la reina y de las cría favorece que ciertas obreras desarrollen ligeramente los ovarios, estas obreras son llamadas ponedoras.  Ellas no se diferencian físicamente de las obreras normales y se caracterizan por no realizar ningún trabajo dentro o fuera de la colmena, traen desorden a la colonia, incitan la agresividad y la pelea entre las obreras, y dificultan la aceptación de una nueva reina que el apicultor quiera introducir.  Las obreras ponedoras desovan uno o más huevos, generalmente de manera desordenada en celdas de obreras y zánganos. Estos huevos originan solo zánganos ya que provienen de huevos haploides.  Así en la medida en que disminuyen las obreras normales y aumentan las obreras ponedoras y los zánganos el trabajo en la colonia se hace cada vez menor.  La suerte de estas colonias es eventualmente la muerte.

 

El Manejo Apícola comprende dos grandes aspectos:  Revisión de Colmenas  y Manejo General

 

Revisión de Colmenas

 

1.      Considerando lo referente a las obreras ponedoras y al hecho de que las crías al igual que las reinas producen feromonas que inhiben el desarrollo de los ovarios de las obreras y por lo tanto la aparición de las obreras ponedoras; las colmenas deben revisarse cada 4 semanas.  De esta manera, el apicultor se percatará de si la colonia tiene suficiente cría, abejas jóvenes, abejas adultas y reservas de alimento para iniciar la cría de reinas si es que la colonia por cualquier circunstancia quedó huérfana.  Por otro lado se cerciorará  el apicultor de que existe una población de abejas capaz de mantener, proteger y conservara la colonia, hasta que la refuerce con panales con (H) o larvas con menos de 3 días de edad, para que la colonia se críe su propia reina.  O puede el apicultor proceder a introducir una reina ya fecundada para de esa manera recuperar la colonia y llevarla a la normalidad.

 

2.      las revisiones de las colmenas pueden ser de 2 tipos: Revisión Completa; RV y Revisión Incompleta; RI.  Dependiendo si se evalúan los Parámetros del Nido de Cría de una manera cuantitativa o cualitativa (ver guía para la Evaluación, Control y Manejos de la Apis mellifera). No obstante se recomienda que se realice al menos una revisión completa cada dos revisiones incompletas; para que de esa manera se tenga suficientes datos para hacer la evaluación rutinaria y anual de las colmenas.

 

3.      La frecuencia de las revisiones se acortará en los casos que las colmenas presenten condiciones tales como las que se mencionan a continuación:

a)      Colonia huérfana.

b)      Colonia huérfana y con celda real.

c)       Colmena huérfana sin celda real y reforzada con cría abierta (CA).

d)      Nació una reina.

e)      Reina esta siendo copada y no tiene espacio para la postura.

f)        Colmena tiene mal estado o regular estado y poca postura.

g)      Colmena dividida.

h)      Colmena sufrió un pillaje o un ataque de depredadores.

i)        Introdujo una reina en la colmena.

j)        Cosechó o movilizó la colmena; ya que la reina pudo haber muerto durante esas labores

 

4) Registros Apícolas: El hecho de inspeccionar las colmenas periódicamente, y utilizar un método para recabar la información procedente del nido de cría y expresarlo en Parámetros Codificados (ver guía Evaluación, Control y Manejo de la Apis mellifera); requiere el uso de registros.  Estos registros son llevados de 3 formas:

a)      Registro Individual de la Colmena: En donde se anotan con sus respectivas fechas y manejos realizados, los códigos de los parámetros observados.

b)      Registro de Hoja de Campo: Es la hoja que se lleva al colmenar en el momento de la revisión de las colmenas.  Esta hoja contiene la última revisión realizada de las colmenas que se  van a trabajar ese día, y el manejo que se les va a ejecutar.  Una vez realizado el trabajo de campo, se anota en el encabezado de la hoja un resumen que contiene el total de las colmenas en Mal Estado, Regular Estado, Buen Estado y Colmenas Huérfanas.  Además se incluye el total de revisiones completas, incompletas y el total de colmenas trabajadas ese día.

c)       Libro de Actividades:  Es un cuadernillo donde se anotan todas las actividades realizadas como por ejemplo, cantidad de colmenas revisadas con sus respectivos números y el tipo de revisión, colmenas alimentadas y el tipo de alimentación, enjambres capturados, material reparado, cantidad de alzas cosechadas, miel envasada, etc.

 

Manejo General 

 

Las abejas melliferas son insectos sociales con tres castas bien diferenciadas; reina, obreras y zánganos y que viven en colonias. Su crecimiento poblacional es cíclico y estrechamente relacionado con las condiciones ambientales, especialmente precipitación y temperatura.  Así, al terminar el invierno las colonias tienen baja densidad poblacional debido a la alta mortalidad de abejas, como consecuencia de la escasez de néctar y polen.  Por otro lado, se observa una disminución significativa en la postura de la reina, pudiendo llegar a ser nula; lo que contribuye a la baja densidad poblacional.

 

Finalizado el invierno y a comienzos de la primavera las abejas empiezan a recolectar néctar y polen, la reina inicia la postura y la densidad poblacional aumenta.  Finalmente, el ciclo anual de las colonias termina con el “proceso biológico de la enjambrazón” y la cosecha por parte del apicultor.

 

El manejo general de las colmenas se realiza en función de las condiciones ambientales, por lo que puede ser agrupado en dos categorías: Manejo en Época de Floración y Manejo en Época de Escasez.

 

Manejo en Época de Floración (abundancia de néctar y polen)

 

a)      Criar reinas.

b)      Introducir reinas.

c)       Ampliar el espacio para la postura de la reina, mediante cualquiera de los procedimientos siguientes, evitando que sea eliminada: 

·          Aumentando el número de cuadros en la cámara (si están incompletos).

·          Permutando los cuadros vacíos de ubicación lateral a central.

·          Aumentando el número de alzas.

d)      Prevenir la enjambrazón (ver ítem c).

e)      Equilibrar colmenas.

f)        Unir colmenas.

g)      Ampliar las piqueras.

h)      Aplicar tratamientos contra enfermedades.

i)        Movilizar colmenas.

j)        Cosechar.

k)      Dividir colmenas.  Preparación de núcleos.

 

Manejo en Épocas de Escasez(insuficiencia de néctar y polen

 

a)      Alimentar con jarabe de azúcar y/o tortas de soja.

b)      Retirar panales viejos o en mal estado y reemplazarlos si es necesario.

c)       Limpiar pisos, cuadros, entretapas y tapas.

d)      Preparar y reparar material.

e)      Retirar alzas vacías y cuadros vacíos en la cámara de cría.

f)        En las alzas permutar los cuadros laterales con reserva hacia el centro.

g)      Equilibrar colmenas.

h)      Unir colmenas.

i)        Chequear la presencia de enfermedades y/o tratamientos.

j)        Movilizar colmenas.

k)      Introducir reinas, si es necesario.

l)        Reducir piqueras.

 

Profesor Pablo Montenisos Arraiz


BREVES

LO MAS LEIDO
OTROS ENLACES
DESARROLLO Y RURALIDAD - AÑO 2002
CONTACTO
REVISTA DE DESARROLLO RURAL Y COOPERATIVISMO AGRARIO - 1
Bases de datos

 
top